Su actitud hace pensar que su humildad quedo en el pasado



Dicen las malas lenguas que Espinoza Paz ya se siente la súper estrella de la música, tanto que ahora ya hasta evita a sus fans que lo reconocen por la calle o lugar a donde va a comer, tanto es así que hace unos días pidió que le llevaran de comer hasta el vehículo en que se encontraba cuando asistió a una invitación al restaurante de Vicente Fernández Jr. y su esposa la periodista Mara Patricia Castañeda.

 

Tal pareciera que ya quedaron atrás esos días en los que se banaba de humildad y lloraba de corazón arriba del escenario al recordad su infancia e inicios cuando nadie le hacía caso. Y es que ahora ya hasta en camionetas blindadas y fuertes dispositivos de seguridad son necesarios para que el “divo” pueda llegar a cumplir con sus compromisos.

 

Aunque la gente que lo rodea trata a cada rato de desmentir lo que dice la prensa sobre la arrogante actitud de Espinoza Paz, lo cierto es que sus fans serán los primeros en darse cuenta y ojala y no sea demasiado tarde porque ciertamente a Espinoza Paz no se le abrieron las puertas del éxito de la noche a la mañana y por eso debe de cuidar su manera de ser, porque al rato que ya no tenga el mismo éxito, su gente lo va a dejar a la deriva como lo hizo anteriormente con otros grupos a los que exprimieron y ahora que no son tan populares, ni siquiera les contestan las llamadas.

 

Lamusica.com